iA


Destacado

Compartir para existir

Compartir para existir

¿Por qué compartimos contenidos en las redes sociales? ¿Qué esperamos cuando subimos una foto a Facebook? Estas fueron las preguntas que nos hicimos un grupo de investigadores como parte del proyecto de investigación “Comparto, luego existo” (www.compartoluegoexisto.tumblr.com) hace más de un año. Para contestarlas, seguimos y entrevistamos durante nueve meses a 25 jóvenes entre 18 y 29 años en Santiago. Llegamos a la conclusión de que las redes sociales —y Facebook en particular— son espacios donde compartimos lo que somos con distintos fines: para existir, recordar y socializar con otros. La sorpresa fue el rol que tienen los “me gusta” para medir el impacto de nuestra socialización.

{+}

Artículos Recientes

El precio de las máscaras
Con el surgimiento de internet —y luego con las redes sociales— la gran pregunta de antropólogos, sicólogos, sociólogos y expertos en comunicación ha sido ¿qué es lo virtual y lo real de nuestras vidas al estar conectados a través de pantallas? ¿Qué es lo real o irreal de nuestras vidas cuando las compartimos online? Desde diversas disciplinas los estudios recientes sugieren que no existe necesariamente una separación entre la vida real y la vida online. Esto no implica que nuestra performance online y los hábitos en las redes sociales nos enfrenten a nuevos escenarios en la construcción de nuestra identidad y las relaciones sociales. Al final, intentamos proyectar lo que somos —o lo que creemos y queremos ser— en las redes sociales. {+} – ‘El precio de las máscaras’.
El último rito de la moda
El New York Times acaba de lanzar el especial “Intersection”, una serie de entrevistas con “influenciadores” de la moda en distintos países de América Latina. En Santiago, la entrevistada es Valentina Ríos, diseñadora gráfica y creadora del blog de moda Le Freak C’est Chic, un sitio donde habla de las últimas tendencias de la moda, se saca fotos con distintas tenidas (ella misma es la modelo) que luego sube a su sitio, las comparte en Instagram, Facebook y Twitter. Así como Ríos, existen alrededor de 70 blogs de moda en el país, creados principalmente por mujeres –sí, el género sigue siendo una cuestión relevante en este asunto– que armaron en sus computadores sitios que hoy las tienen convertidas en una voz importante sobre las últimas tendencias a nivel local y global. ¿Por qué? {+} – ‘El último rito de la moda’.
Cómo jubilan los celulares
Compramos tecnología por la novedad, por estatus o por simple necesidad. Pero varios estudios sugieren que a la hora de deshacernos de los aparatos somos más afectivos que pragmáticos. Mover la tecnología antigua en otros círculos de adquisición o acumulación de desechos es un proceso aún desconocido, altamente desestructurado y desregulado, entendiendo esto como la falta de práctica y conocimiento a la hora de desechar tecnología. Dada esta incertidumbre, los aparatos terminan aglomerados en bodegas, clósets y cajones, pero sobre todo en basurales que nos enfrentan a la pregunta sobre lo desechable que puede ser nuestra relación con las tecnologías -y por qué no, a ratos- con el mundo. {+} – ‘Cómo jubilan los celulares’.

Todos los artículos